Las arrugas te hablan, ¡escúchalas!

Estándar

Estuve mirando hace poco las fotos de una amiga que está rondando los 50 y noté que no tenía ni una arruga. Me sorprendió, sobre todo, porque la última vez que la vi, hace 1 año, estaba llena de ellas. Al mirar más de cerca, me di cuenta de que se había aplicado botox. Me puse a pensar, entonces, en estos “trucos” para ocultar las arrugas, sean botox, inyecciones de ácidos o cirugías estéticas, y en lo que están tratando de ocultar realmente.

Cuando decides inyectarte algún químico en el cuerpo para pretender volver el tiempo atrás o, más radicalmente, cuando te haces una cirugía estética, de alguna manera, estás apartando tu mirada de quien realmente eres tú. Porque al igual que los síntomas médicos te hablan de algún órgano que no está funcionando bien, las marcas en la piel hacen lo mismo. Si las cubres o las eliminas de la noche a la mañana, las ignoras y no entiendes su causa; volverán y cada vez más fuertes. Y ahí o te pones en una lucha en la que cada vez tienes que ser más agresiva en los tratamientos y acabar deformada, como muchas mujeres que cruzo a diario, o deprimida porque el método no es efectivo.

¿Qué te dicen las arrugas? ¿Te has puesto a pensar en ello? Te hablan de los gestos de tu cara, de si frunces el ceño permanentemente, de si todo te da hastío, de tu falta de paciencia tal vez. Pregúntate si pones mala cara la mayor parte del día y sé honesta contigo. Tal vez es un cambio de actitud lo que necesitas más que una inyección de colágeno. O, a lo mejor, tomas mucho sol y maltratas la piel, o no te hidratas bien. Las causas pueden ser muchas, físicas o emocionales, o una combinación, solo tú puedes saberlo a ciencia cierta. No me malinterpretes, si quieres hacerte el tratamiento facial hazlo, pero combinado con un autoanálisis profundo, de lo contrario no será efectivo a medio plazo.

Además, aprende a amar la etapa de la vida en la que estás, descubre la maravilla de ser una mujer hecha y derecha y deja de idealizar a las muchachitas de veinte años. Cada etapa tiene su encanto y si no la vives intensamente hoy, va a pasar y más adelante la vas a añorar. Y si, por el contrario, tienes 20 años y estás en la plenitud de tu cuerpo, cuídalo, nútrelo y quiérelo, no esperes a que esa lozanía se vaya para apreciarla. Vive el hoy y ama tu cuerpo como es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s